¿Es un maniquí o un cadáver?

El maniquí de la tienda de novias deja sin palabras a quienes lo ven de cerca, porque creen que en realidad se trata de una persona y no de una figura de yeso.

STAFF/HORA CERO
Chihuahua, chih.

En la esquina de las calles Ocampo y Victoria, en pleno centro histórico de Chihuahua, México, se encuentra La Popular “La casa de Pascualita”, una tienda de vestidos de novia que se ha convertido en un punto de visita obligada en la ciudad, y no precisamente por la calidad o atractivo de su mercancía, sino por el misterioso maniquí expuesto en el escaparate conocido como “La Pascualita”.
Durante casi 90 años, este maniquí desconcertantemente realista lleva cautivando a todo aquel que pasa por delante del escaparate. Su pálida tez y mirada congelada, así como el increíble detalle de sus manos, con arrugas perfectas en sus palmas y uñas ligeramente desgastadas, hacen que todo aquel que tiene la oportunidad de verla termine concluyendo que no está frente a una muñeca, sino ante un cadáver embalsamado en perfecto estado de conservación.
“La Pascualita”, dice la historia, apareció por primera vez en el escaparate de esta tienda de novias el 25 de marzo de 1930. Sus ojos vidriosos, el pelo natural y el rubor de los tonos de su piel inmediatamente llamaron la atención de los transeúntes y trabajadores de la tienda.
No pasó mucho tiempo antes de que alguien se diera cuenta del asombroso parecido que compartían el maniquí con la recién fallecida hija de la dueña del negocio. Así pues, el escenario estaba listo para el rumor.
Según el relato, Pascuala Esparza, la dueña de la tienda, tenía una hermosa hija que estaba a punto de casarse. Desgraciadamente, el día de su boda sufrió la picadura de una viuda negra y murió.
El dolor de la trágica pérdida fue tal, que conservó su cuerpo mandándolo a embalsamar, para posteriormente colocarla en su escaparate vestida de novia y verla siempre que deseara.
Las quejas y las llamadas telefónicas no tardaron en sucederse, pero Pascuala lo negó todo, alegando que se trataba de un maniquí muy elaborado. Sin embargo, nadie le creyó.
Con los años, las historias y relatos sobrenaturales entorno a “La Pascualita” fueron acrecentándose, como el que dice que cambia de posición cuando nadie la mira. Incluso los propios trabajadores de la tienda han confesado que les resulta escalofriante.
“Cada vez que paso cerca de Pascualita, mis manos rompen a sudar”, comentó un trabajador de la tienda en una ocasión. “Sus manos son muy realistas e incluso tiene venas varicosas en las piernas. Creo que es una persona real.”
Parece que el actual propietario de la tienda, Mario González, quiere mantener viva la leyenda. Dos veces por semana, “La Pascualita” es escondida tras una cortina para cambiar su ropa. Al parecer, solo a unas cuantas personas de confianza y empleados se les permite vestirla y desvestirla. Un trabajador, que ha visto su cuerpo desnudo, cree “que no era el cuerpo de un maniquí”
Lo cierto es que González está muy contento con la multitud que “La Pascualita” atrae a su tienda y cuando se le preguntó sobre si la novia realmente era una momia, sonrió y solo sacudió la cabeza: “¿Es cierto? Mucha gente cree que lo es, pero no podría decirlo”.

Fuentes: http://www.amusingplanet.com/ y
La Voz del Muro.Net.