Entre la necesidad y las molestias

La razón del corte en el servicio fue por tareas de limpieza en el canal Rodhe, pero cuando la Comapa de Reynosa drenó este conducto encontró algo abrumador…

Los habitantes de Reynosa han soportado las incomodidades de estar varios días sin agua potable en sus domicilios, pero ¿quién tiene la culpa?
Las autoridades aseguran que eso se debe al mantenimiento de sus conductos hidráulicos, ya que se han registrado problemas por la basura que obstruye el paso.
La Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) estableció un calendario para realizar el corte momentáneo del servicio (del 25 de febrero al 6 de marzo), pero el mismo organismo no lo respetó cabalmente, y las críticas de la ciudadanía no se hicieron esperar, pues algunas colonias que se supone debían contar con el suministro lo tenían interrumpido.

MOTIVOS
De acuerdo con el biólogo, Juan Guillermo Nava, responsable del área de Calidad y Plantas Potabilizadoras, los trabajos fueron coordinados junto con la Comisión Nacional del Agua (Conagua).
La misión: revisar inconvenientes en la operación hidráulica del canal Rodhe, el cual es una de las principales fuentes de abastecimiento de agua cruda en Reynosa para ser potabilizada.
“Por eso la Comapa tiene la necesidad de realizar un programa de suspensiones programadas en casi todos los sectores de la ciudad, haciendo todo lo posible para que los trabajos sean terminados a la brevedad y poder dar el servicio ya sin ninguna interrupción.
“Esto consiste en levantar todo el material que no debe estar ahí. Estamos hablando de neumáticos, salas, refrigeradores, roperos, estufas y una serie de objetos que causan una mala operación en el canal, y todo se hace con la intención de tener un mejor servicio en la temporada de alta demanda, que ya está a punto de comenzar”, declaró.

PERO…
Mientras tanto fueron decenas las colonias que se vieron afectadas y usuarios como la señora Martha Elena Gracia, de la Rincón del Parque se quejaron con mucha molestia.
“Tenemos demasiados problemas con la falta de agua y cuando hay, sólo nos llega un chorrito. Eso sin contar con el tema de los drenajes que son un caos. Hemos ido a la Comapa a pedir ayuda, pero no hacen nada por resolverlos”, lamentó.
Por lo pronto, quienes podían se ayudaban llevando tambores para abastecer de agua sus domicilios, como el señor Paulo Valle, habitante de la colonia Satélite. Manifestó que en un caso como estos es urgente cubrir las necesidades básicas del hogar y por eso tuvo que desplazarse a otra colonia para conseguirla.
Ese es sólo un ejemplo, pero las afectaciones predominan por toda la ciudad y en las calles se observaron personas con cubetas.
En la colonia Balcones de Alcalá los vecinos hicieron largas filas, sin importar la intensidad del sol, al acarrear el agua.
“Pues necesitamos realizar esto para poder lavar los trastes y la ropa; los niños van a la escuela y tienen que bañarse”, comentó la señora Angela Hernández, quien con más de 60 años efectuó varios viajes desde el tanque elevado del sector (la única fuente de abastecimiento) hasta su domicilio.

LAS MOLESTIAS
Desde las colonias Almaguer, pasando por la Nuevo Amanecer, la Unidad Obrera, La Joya, Independencia, Delicias, Juárez, Balcones de Alcalá, Lampacitos, Arboledas, Reforma Agraria, Arecas y Burocrática los problemas de falta de agua se fueron replicando por medio Reynosa, de oriente a poniente.
En la Cañada por ejemplo, la señora Alma Estrada, dijo estar muy enojada con la Comapa, pues no le avisaron que le cortarían el agua.
“Había visto en el periódico que algunas colonias se verían afectadas, pero no encontré la mía. Esto me agarró de sorpresa, porque no tengo pileta y sin agua son muchos los problemas.
“Tuvimos que conseguir agua de garrafón para bañar a los niños, porque tienen que ir a la escuela. Estos cortes de agua definitivamente sí afectan porque no puede hacer uno nada. Las vasijas están sucias y se batalla para lavar las cosas con las que uno va a cocinar. No se diga los baños y la ropa”, lamenta la entrevistada mientras vacía el segundo garrafón de la mañana a una cubeta, para posteriormente echársela al retrete.

LA FALTA DE CULTURA
Una vez que drenaron el Rodhe el resultado encontrado en el tramo del canal –que comprende la colonia Loma Linda hasta el paso llamado Sifón, que cruza el bulevar Hidalgo– fue abrumador: llantas, llantas y más llantas.
Además refrigeradores, estufas, salas, autopartes, que reflejan una ausencia de cultura ciudadana y la ausencia de castigos contra recolectores de basura independientes, que los arrojan clandestinamente para liberar sus carretas.
Se pudo observar maquinaria pesada removiendo desechos por este conducto.
Mientras tanto la Comapa se defiende y asegura que prefirió hacer este corte antes de la temporada de alta demanda, pero prometió que ya no se interrumpirá el servicio de agua en Reynosa, al menos no por causa del canal Rodhe.