En Tamaulipas divorciarse ya es más sencillo

“Anteriormente si alguien se quería divorciar y su cónyuge no estaba de acuerdo, había que entrar a un juicio de divorcio necesario y encuadrarlo en malos tratos, abandono de hogar, separación por más de dos años, etcétera. Hoy ya no”, menciona Mayra Marina Alejandro Ochoa, abogada y ex directora del Instituto Municipal de la Mujer en Reynosa.
En base a las reformas en materia civil signadas en el Congreso del Estado –en el mes de noviembre de 2013–, las disoluciones matrimoniales han dejado de ser más largas y ahora pueden consumarse en un mes, dado que la causal de la “voluntad de las partes” facilita ese proceso.
La licenciada por la Universidad Valle del Bravo (UVB) con 14 años en el ramo civil, detalla que con el simple hecho de acudir ante el juez y externar el deseo de divorciarse ya se procede.
“Porque resulta ilógico pretender que dos personas estén unidas en matrimonio si una de ellas ya no quiere. Cómo voy a obligar a alguien a estar casada si no existe la voluntad.
“Al menos en Tamaulipas caducó aquella frase que vemos usualmente en las películas o novelas donde se niegan a dar el divorcio. Con que tú digas, me quiero divorciar basta.
“Y si hay algo en común el juez va a dictar una sentencia de quien se va a quedar con los hijos y los bienes, pero el divorcio es garantía”, señala la entrevistada.
Mayra Marina Alejandro agrega que así como las personas se unen en matrimonio, también pueden acudir directamente a las oficinas del Registro Civil a solicitar el descasamiento; sin embargo, refiere que la mayoría busca en primera instancia a un abogado para promover una demanda de divorcio exprés.
Cabe mencionar que esta modalidad de separación legal cada vez se pone más de moda y aplica siempre y cuando haya transcurrido un año desde que se formalizó el enlace matrimonial y no se tengan hijos ni bienes por los cuales se pueda entrar en un conflicto.
En tanto, la también ex diputada local (en la Sexagésima Primera Legislatura) agrega que cuando se está peleando una custodia o un castigo, entonces el divorcio pasa a otros términos y el juicio puede ser más prolongado.

MEXICO POR ATRAS DE CUBA
Mayra Marina Alejandro Ochoa expresa que en suelo nacional ha predominado un rezago en materia civil con respecto a otros países latinoamericanos, que a pesar de disponer de menores economías, poseen un sistema más moderno de leyes e impartición de justicia.
Indica que Cuba lleva años utilizando la figura del divorcio exprés bajo el término de la “voluntad de las partes”. En Tamaulipas, indica, ya se dispone de esta opción.
“Antes un divorcio ‘voluntario’ se tardaba de dos a tres meses, independientemente si se tuviera hijos o no, mientras que un ‘necesario’ iba de uno o dos años. Ahora con esta reforma al artículo 249, como lo único que entra en litigio es la custodia o la liquidación de la sociedad conyugal estamos hablando que el periodo va de tres a cuatro meses”, define.
Empero, sin importar los términos o la duración, Mayra Marina manifiesta que una ruptura matrimonial siempre va a ser desgastante.
“A manera de broma le digo a mis colegas que en un divorcio necesario los únicos que ganamos somos los abogados, porque entre más pleito tengan las partes, mayores serán los honorarios. Tú me puedes decir cuánto cuesta, depende de la complejidad del caso, pero sin hijos, sin bienes y siempre y cuando sea voluntario puede oscilar entre los tres mil 500 hasta los siete mil pesos en los exprés, mientras que los divorcios necesarios pueden ir de los siete mil pesos a los 15 mil.
“Muchas mujeres vienen y dicen que se quieren divorciar, sin tener el interés en dinero y con la idea de que no le quiten a los niños; no obstante, en esos casos el juez de oficio y el Ministerio Público tienen que fijar una pensión alimenticia para velar por los intereses de los menores”, aclara.

REYNOSA PARAÍSO
DE LOS DIVORCIOS
Apoyada en datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Mayra Marina Alejandro Ochoa hizo patente su sorpresa de que el municipio de Matamoros ocupara -hasta hace un par de años- el primer sitio en Tamaulipas donde más matrimonios se realizaban, mientras que Reynosa la ciudad que más divorcios ejecutaba. A la distancia las cifras no han cambiado.
“Allá son más dados al casamiento, mientras en acá a la unión libre. Después del divorcio ya no se vuelven a casar. Y me llama la atención que a menor educación de las mujeres eran menos los divorcios”, afirma.
Sin usar un promedio de cuántas personas desunen sus vidas por la vía del juicio en Reynosa, esta profesionista ilustra que hay fila para poder divorciarse:
“Para que se den una idea, existen tres juzgados familiares en nuestra ciudad. Vamos a terminar el mes de septiembre y ya las listas de radicaciones van en el mil y fracción en cada uno de ellos, por lo que puedo decir que diario entran entre 60 y 90 solicitudes de divorcio.
“Mencionar una cifra puede ser fluctuante, porque hay muchas personas que presentan su divorcio, el juez dicta una sentencia, pero no la inscriben inmediatamente en el Registro Civil. El trámite administrativo lo realizan después, porque tiene un costo y muchas de las partes dicen, que lo pague el señor o que lo pague ella. Pero si es un proceso muy solicitado en Reynosa”, comenta.

EXTRAÑO, PERO CIERTO
Mayra Marina Alejandro Ochoa señala que entre los casos raros que le ha tocado abordar está el de unos esposos de 80 años de edad que quisieron poner fin a su relación legal por discrepancias religiosas.
“Esta anécdota atrajo mucho mi atención porque si ya tenían una vida casados por qué divorciarse. El señor me decía que toda la vida había sido católico y que la señora se hizo cristiana. Que le pedía quitar a la Virgen de Guadalupe y sus imágenes. Yo les dije que respetaba su manera de pensar, pero que si creían que eso era motivo de divorcio.
“La señora dijo que sí, porque el señor no la dejaba ir a sus reuniones y a final de cuentas se divorciaron cuando tenían más de 50 años de casados. Tenían hijos que habían fallecido y no había nada que pelear”, relata.
Esta licenciada señala que normalmente los matrimonios con varios años de casados no entran tanto en conflicto por el tema religioso, aunque se dan sus excepciones.

INFIELES SE EMPAREJAN, HOMBRES Y MUJERES
Por otro lado explica que la tendencias muy marcadas en las causas de divorcio de las nuevas generaciones están impulsando que las cifras de separaciones ante un juzgado crezcan exponencialmente.
“El motivo número uno es la falta de dinero y el número dos la infidelidad. De cinco años hacia atrás el varón era quien daba pie a que la mujer promoviera un divorcio por esa cuestión, pero ahora, te puedo decir que estamos a la par. Tanto es infiel el hombre como la mujer.
“De los casos que vemos antes de 10 que eran por cuestiones de infidelidad ocho fueron por culpa del varón, pero ahora no, están empatados, uno a uno”, revela.
Mayra Marina Alejandro Ochoa arguye que la mujer se está realizando cada vez más de manera profesional y ya no es aquella que se queda como ama de casa tolerando un matrimonio donde no se siente a gusto.
En tanto, agrega que la época del año en la que llueve esta clase de demandas es en los meses de agosto y enero, cuando los niños entran a la escuela, porque los cónyuges no se pusieron de acuerdo con el dinero y los gastos.
“Y donde más clientes atendemos por semana, y mis colegas no me van a dejar mentir, es después del fin de semana los lunes y martes. Porque cobraron el viernes, el señor se gastó el dinero, la señora se enoja y ya está presentando el embargo de alimentos.
“O bien, después de las fiestas de diciembre, dejan pasar la Navidad y en enero presentan la demanda de divorcio”, describe.
La entrevistada confiesa que también le ha tocado atender a personas que contraen nupcias y a los pocos días ya no quieren seguir viviendo juntas. Ahí no aplica la separación voluntaria, sino la necesaria.
“He visto historias de gentes de que se casaron hoy y a las tres semanas, en menos del mes están consumando su separación.
“Lo que sí es un hecho es que el divorcio, actualmente ya no está tan señalado, y ahora se mira como un trámite muy normal, y tengo clientes a quienes bromeando les digo que el tercer divorcio es gratis y dos de ellos ya me lo han aplicado”, confiesa.
La abogada expresa que el mal uso de las redes sociales ha sido un detonante de este trámite, principalmente a partir del Facebook y Twitter.
“Hay un apartado en el Código de procedimientos civiles que dice que serán pruebas las fotografías, los videos, los audios y todos los descubrimientos de la ciencia. No dice específicamente la cuenta de Facebook, aunque es una prueba costosa, porque implica la intervención de un perito en la materia; sin embargo, en muchos casos termina siendo la gota que derramó el vaso”, subraya.
La especialista de la causa familiar reitera que las personas se divorcian entre ellas, pero no de sus hijos, a quienes no deben de usar como un medio de chantaje.
“Es mentira que hijos de padres divorciados sean infelices, todo depende cómo se haya llevado la separación, cómo convivan y lo asimilen, ya que a veces son los menores quienes prefieren que se separen a ver los problemas por los que están pasando”, asegura.
Al final, la ex titular del Instituto Municipal de la Mujer en Reynosa pide que los nuevos contrayentes lo piensen muy bien antes de unirse en matrimonio y no tomar decisiones a la ligera que luego terminarán dañando sus vidas y la de su familia.
Aunque lo cierto es que en Tamaulipas si alguien ya no quiere estar casado tampoco estará obligado.