Los partos humanizados, nueva forma de dar a luz

El nacimiento de un bebé a plenitud, por medio de un parto humanizado o en agua, en un ambiente cálido y agradable, con una atención profesional.

El nacimiento de un hijo es una gran experiencia en la vida de cualquier mujer, y es la culminación de la espera durante varios meses para finalmente, conocer a ese ser que ya es amado desde el momento en que se supo que se formaba en el vientre materno.
Por eso, qué mejor que vivir ese momento en un ambiente cálido, acogedor, disfrutando de la compañía y apoyo de nuestros seres queridos, con la confianza de que está siendo atendida por profesionales.
Esto y más es lo que ofrece Mid Valley McAllen Birthing Center, centro de partos humanizados en McAllen, Texas, atendido por la doctora Gabriela Vega, que abrió sus puertas hace 23 años.
“Desde hace más de dos décadas hemos atendido alrededor de 3 mil nacimientos en partos muy bonitos y muy emotivos”, mencionó.
Detalló que la clínica surgió con la finalidad de ofrecer a las madres una alternativa más natural, cómoda e íntima para que nazcan sus hijos, algo muy diferente a lo que se vive en un hospital.
Gabriela Vega es Médico Cirujano Partero, por la Universidad México Americana del Norte, A.C. y cuenta con una licencia para ejercer como partera y atender partos de bajo riesgo, regulada por el Departamento de Salud de Texas.

PARTOS HUMANIZADOS
Actualmente en clínicas y hospitales se promueve que las mujeres den a luz de forma “humanizada”, es decir, respetando sus derechos y necesidades, otorgándole confianza en ella misma y en sus capacidades, con la mínima intervención del profesional de la salud, quien brindará seguridad y tranquilidad a la madre.
“Estamos tratando de enseñarles a las mujeres que pueden tener a su bebé en la forma más natural posible, con total libertad
y comodidad, con el profesionalismo que nos respalda”, dijo Gabriela.
El momento del alumbramiento se lleva a cabo en un entorno tranquilo, con un trato cordial y amable, con música y aromas suaves para ayudar a relajar a la futura madre y así perder el miedo y disfrutar del parto, otorgándole al bebé una forma de nacer menos traumática.

NO SE AHOGAN LOS BEBES
Otra alternativa para las futuras madres que desean experimentar algo diferente es el parto en agua, el cual otorga beneficios como mayor relajación y la disminución del dolor, lo cual ayuda a tener mayor concentración, por lo que la labor de parto fluye más rápido.
Comentó que muchos padres tienen el temor de que el bebé pudiera ahogarse, lo cual no es posible y dio una explicación al respecto.
“El agua se encuentra a una temperatura de 37 grados centígrados. Al nacer en agua hace que el bebé piense que aún está dentro del vientre de la mamá y al estar conectado por medio del cordón a la placenta hace que continúe recibiendo sangre oxigenada y aunque no llore y no respire está recibiendo oxigeno que debe tener el bebé al salir al aire, al vacío; es un reflejo natural, como cuando lloran”, describió la doctora.

ATENCION PERSONALIZADA
Quienes decidan vivir la experiencia de un parto natural en Mid Valley McAllen Birthing Center, deberán acudir cuando se encuentren en la semana de gestación número 12, para someterse a un control prenatal.

Por medio del mismo, se establecerá que la salud de la paciente es la óptima para un alumbramiento normal y sin complicaciones.

“Es necesario conocer el historial clínico de la mujer para saber que puede tener un parto normal, no podemos atender a quienes padezcan presión alta, diabetes gestacional o presente embarazo gemelar porque es de alto riesgo”, explicó Vega.
Será por medio de consultas, exámenes de laboratorio, ultrasonidos y pláticas que podrá establecerse que la paciente es una madre sana.

Además de vitaminarlas, se llevará un control del peso para que ellas no aumenten en exceso y el bebé no crezca tanto y así no se dificulte su nacimiento.

Sin embargo, la doctora Vega comentó que también pueden acudir durante el quinto mes, ya que es una etapa en la cual el bebé ya esta formado y el embarazo más avanzado y aunque hay quienes se deciden de último momento y llegan a los ocho meses, después de la semana 36 no será nadie recibido.
“La mayoría de nuestras pacientes tienen a su ginecólogo de cabecera en México, por lo que pueden llevar todos los estudios que se hayan realizado, así como su expediente o historial clínico para conocer su estado de salud”, apuntó la entrevistada.

COSTOS
En Mid Valley McAllen le dan la oportunidad a las futuras mamás de que cualquier alternativa de parto que elijan puedan liquidarlo en pagos parciales a lo largo de su embarazo.

Un parto normal tiene un costo de $1,560 dólares, mientras que un parto en agua sale en $1,910 dólares, e incluyen consultas, pláticas, ultrasonidos, estudios de laboratorio, internamiento y atención del parto.

Gabriela Vega comentó que contrariamente a una cesárea, el tiempo de recuperación de un parto natural es de seis horas, suficientes para que la mamá salga caminando con su bebé en brazos.

La clínica está ubicada en 806-B S.12th Street. McAllen, Texas, y el número de teléfono es (956) 687-1308, a donde podrán comunicarse para solicitar cualquier información.