La madre de todas las batallas

parras-438

Nadie duda que este 5 de junio Tamaulipas vivirá la más grande de las batallas políticas en su historia donde, literalmente, se definirá el rumbo que tendrá el Estado en los próximos cinco años.
Sin exagerar, el voto de los tamaulipecos definirá el destino de estas tierras. Por un lado tenemos a Baltazar Hinojosa Ochoa, quien ha demostrado experiencia en el servicio público y, por el otro, a Francisco García Cabeza de Vaca, un delincuente metido a la política que ha sabido utilizar esta actividad para enriquecerse a costa del erario.
En estos momentos el PRI vive uno de los momentos más difíciles de su historia, pues los errores de gobiernos anteriores han provocado un profundo descontento en un sector de la sociedad que no está buscando quién se la hizo, sino quién se la va a pagar.
Fue precisamente entre estas personas donde el discurso mitómano de Cabeza de Vaca cayó en tierra fértil.
Además están otros reynosenses que tienen un total desinterés de lo que sucede más allá de la puerta de su casa.
A ellos lo único que les interesa es ver depositada su quincena y el fin de semana para ver televisión, tomarse una cerveza y salir al cine. Les vale si su calle no tiene pavimento o está inundada, siempre y cuando las aguas negras no ingresen a su cochera.
Un porcentaje de este grupo también ha caído en la seducción del discurso destructivo de Cabeza de Vaca, quien les promete que “Papá Gobierno” les va a dar todo gratis, algo que cualquier persona con dos dedos de entendimiento sabe que ésto es completamente falso.
El reto para el priismo y para Hinojosa Ochoa fue recorrer una y otra vez el Estado, convenciendo personas y dando a conocer su propuesta para que este 5 de junio voten por él.
Todo parece que la carrera por la gubernatura se va a convertir en una competencia de estructuras, donde el PRI y el PAN van a tener que echar mano de sus bases, de sus seccionales, de aquellos que movilizan a sus ejércitos para que acudan a las urnas.
Si la gubernatura se define en una guerra de estructuras, entonces se puede decir que el PRI lleva amplia ventaja, pues tienen la experiencia, la capacidad y la militancia necesarias para voltear cualquier elección el Día D.
De ser así el priismo tiene que tener listo su mejor equipo de abogados, quienes van a tener que pelear las impugnaciones que seguramente Cabeza de Vaca y sus representantes legales van a interponer para intentar ganar en los tribunales.

::

En Reynosa el PRI va por su cuarta victoria al hilo en la alcaldía con Neto Robinson; en Río Bravo y Tampico Juan Diego Guajardo y Magdalena Peraza llevan amplias ventajas, igual en Ciudad Victoria con Oscar Almaraz.
En Nuevo Laredo el tricolor Héctor Canales iba en ascenso teniendo en contra una ciudad apaciguada por Carlos Canturosas, después de años incendiada. Y en Matamoros la alcaldesa Leticia Salazar apoya sólo a dos candidatos a diputados locales del PAN, donde su hermana Verónica no está incluida.
Por eso mismo Jesús de la Garza Díaz del Guante pudiera ser jalado por el candidato a gobernador que juega de local. Mientras el único aspirante independiente con alguna posibilidad es José Ramón “JR” Gómez Leal, que apuesta a una votación arriba del 45 por ciento en Reynosa.
El mensaje retumbó por todo el Estado de Tamaulipas: “No soy Tomás, no soy Eugenio, no soy Egidio…”. Esta fue la forma en la que Baltazar Hinojosa Ochoa, candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas, marcó su independencia de la herencia que le dejan tres gobernadores que iniciaron muy bien sus gestiones, pero terminaron envueltos en el descrédito de la sociedad.
Miles de priistas estuvieron pendientes de lo que sucedió el pasado 24 de mayo en el puerto de Tampico, donde Hinojosa Ochoa presentó a la sociedad tamaulipeca sus 10 compromisos que espera cumplir en un plazo no mayor a 200 días en caso de ser electo gobernador del Estado.
Sin embargo, lo que más llamó la atención fue el deslinde que Hinojosa Ochoa hizo de sus antecesores, quienes durante toda la campaña han sido como una especie de sombra negativa que le han ganado la crítica de los ciudadanos y ataques de los contrincantes.
Ahora que Baltazar se ha librado de estos personajes, espera que la gente comprenda que quien está buscando la gubernatura es él, que siempre ha estado libre de toda sospecha de irregularidades o relaciones peligrosas, algo que no puede presumir Cabeza de Vaca.
Libre de las ataduras de sus antecesores, Baltazar despoja a su contrincante de una importante cantidad de municiones que le permitía seguir atacándolo.
A unos días de que concluyan las campañas electorales, los principales aspirantes a la gubernatura le han pisado fuerte al acelerador para intentar llevar su mensaje a la mayor cantidad posible de electores, esperando con ello convencer a quienes aún están indecisos a que se cantéen a su propuesta.
En el caso de Hinojosa Ochoa, por igual organiza cabalgatas en Matamoros o Ciudad Victoria, como festivales juveniles en el sur de Tamaulipas, un área donde poco a poco le ha ido quitando adeptos al corrupto aspirante del PAN Cabeza de Vaca.
Sin embargo, la guerra sucia que se ha registrado desde hace algunas semanas no sólo ha empañado la campaña, sino que ha alejado a muchas personas que tenían ganas de acudir a emitir su sufragio el próximo 5 de junio.

::

Tras unas semanas intensas de discursos, recorridos en colonias, debates, propuestas, adhesiones y una de las más terribles guerras sucias de las que tengamos memoria en la historia de Tamaulipas, finalmente llegamos a la recta final del proceso electoral con el inicio de los cierres de campaña de los diferentes aspirantes a la gubernatura.
Se ha vuelto una tradición que los que desean conseguir la silla más mullida de la entidad, actualmente en manos de Egidio Torre Cantú, literalmente tiren “la casa por la ventana” al momento de organizar estos eventos que contemplan la presentación de reconocidos artistas del gusto de la raza.
El primero en arrancar con los cierres de campaña fue Gustavo Cárdenas, aspirante del Movimiento Ciudadano, quien estuvo en la plaza de la colonia Lampacitos de Reynosa para reunirse con sus seguidores.
Para amenizar la fiesta el candidato llevó ni más ni menos que a los integrantes del Grupo Pesado, quienes pusieron a bailar a más de dos asistentes al evento.
Pero la fiesta termina aquí. Los cierres de campaña continúan con los eventos que tiene programados el perredista Jorge Valdéz, quien ya se hizo de los servicios de Tigrillos, El Poder del Norte y la Sonora Dinamita para una serie de cierres de campaña en Río Bravo, Altamira, Tampico, Victoria, Laredo, Soto La Marina, Reynosa y Matamoros.
Y así poco a poco se volverá a la normalidad. Y adiós al dispendio de cientos de millones y millones de pesos del erario. ¡Otra estupidez!