Cambios de señal

CajaPandora

Estaba un día El Apuntador buscando el teléfono de un buen psicoanalista por aquello de que la televisión “se había vuelto loca”, cuando un amigo nos explicó que lo que sucedió es que cambió la señal que algunas televisora nacionales utilizan para sus transmisiones en esta era digital.
La verdad sea dicha, ni cuenta nos habíamos dado que iban a darse estos cambios considerando que por lo general sólo vemos televisión británica -léase la BBC- y Netflix, donde no nos perdemos ni un capítulo de House of Cards y Orange is the New Black.
Sin embargo un amigo nos contó que estas modificaciones que cambiaron la señal en la que nos van a llegar los canales de TV Azteca y Televisa, también han afectado de rebote a la televisión de la frontera tamaulipeca.
Como lo leen, queridos amigos, resulta que canales regionales como Televisa Noreste, con sede allá en la tierra de Rigo Tovar, fue una víctima colateral de los cambios de las grandes televisoras.
Ya todos sabemos que en esta vida el pez grande se come al chico y, en este caso, Televisa Noreste fue como una especie de charalito para el enorme tiburón que es TV Azteca.
Para los que no nos están entendiendo les explicamos con peras y manzanas: resulta que desde hace muchos años la señal del Canal Vallevisión de Televisa Noreste podía verse en el canal 7 análogo y posteriormente en el 7.1 digital.
La idea de la raza de Matamoros era que Vallevisión se quedara en esta frecuencia, considerando que la gente ya estaba muy acostumbrada a sintonizar sus programas en este lugar.
Pero ¡oh sorpresa! con lo que Vallevisión no contaba es que TV Azteca iba a reclamar como suya la frecuencia del canal digital 7, o sea el 7.1, 7.2, 7.3 y así sucesivamente.
Por lo tanto y, como ya les habíamos dicho: el pez grande se come al chico y la raza de Vallevisión tuvo que apechugar y mover su señal al canal 8.1, que es donde a partir del pasado 27 de octubre podemos ver sus bonitos programas como Buenos Días conducido, entre otras por la amiga Kathy Méndez quien quizás muchos no lo saben, pero tuvo un paso por las filas de Hora Cero.
Así que nadie se asuste, si no pueden encontrar a Martín Sifuentes y Alberto Andrade en la señal del 7.1 no es porque los hayan sacado del aire. Sólo basta que programen bien su televisión y en unos cuantos segundos van a poder verlos de nuevo en sus pantallas.
De hecho no podemos reclamarle nada al a raza de Vallevisión, considerando que desde sus diferentes espacios y redes sociales estuvieron anunciando a su tele audiencia del cambio de señal y cómo podían hacerle para no dejar de verlos.
Y ya que andamos con el tema de Televisa Noreste, no podemos dejar de comentar que andan muy emocionados con su nuevo proyecto denominado En la Mesa, que se transmite cada martes a las 15:00 horas con repeticiones a las 22:00 horas.
Este programa, conducido por Martín Sifuentes, es una réplica del formato que desde hace muchos años ha explotado Televisa a nivel nacional con programas como Tercer Grado y, más recientemente, los debates que cada mañana presenta Carlos Loret de Mola.
Con apenas un mes de transmisiones, En la Mesa pretende tocar los temas de interés para el Estado con la participación de analistas como Miguel González Medrano, Jorge Chávez, y Víctor Hugo Moreno Delgadillo.
Incluso podemos decir que en ocasiones la discusión se pone interesante por el choque de personalidades entre los integrantes de la mesa de debate, lo que se agradece y se espera de un programa de este tipo.
Muchas felicidades a Martín Sifuentes por encabezar este proyecto y por haberse atrevido a buscar cosas diferentes para el auditorio.

RETAZOS
Pasando a otras cosas, en recientes entregas les hemos platicado sobre el preocupante incremento de agresiones hacia integrantes de los medios de comunicación por parte de elementos de Fuerza Tamaulipas.
Estos incidentes no son aislados, considerando que se han registrado en Tampico, Ciudad Victoria, Reynosa y Matamoros.
Desgraciadamente en cada uno de estos casos los golpes e insultos en contra de los compañeros de los medios han quedado impunes, pues ninguna autoridad ha hecho algo por sancionar a los policías responsables.
Tristemente tenemos que reportar que hace un par de días se volvió a registrar una pequeña escaramuza entre elementos de Fuerza Tamaulipas e integrantes de los medios de comunicación, específicamente los compañeros “Puntos Rojos”, como se les conoce a quienes se encargan de la nota policiaca.
En esta ocasión quienes estuvieron a punto de llevarse la peor parte de ese agarrón fueron Francisco Hernández Gea y Pedro Ortiz, de Hora Cero, quienes se encontraban cubriendo la nota del terrible incendio que consumió las instalaciones de Almacenes Ibarra.
Resulta que Francisco y Pedro estaban tomando fotos de la labor de los cuerpos de seguridad que intentaban apagar el incendio, por supuesto que a una distancia bastante prudente.
De pronto dos elementos de Fuerza Tamaulipas con los rostros cubiertos con un pasamontañas, llegaron con ellos e intentaron
correrlos del lugar.
Contra quien se fueron con más fuerza fue precisamente contra Paco… quizás porque lo vieron más chiquito.
Obviamente Paco les dijo a los elementos que sólo estaba haciendo su trabajo y, además, estaba respetando el espacio de los Bomberos para que pudieran hacer su labor.
Estos argumentos no fueron suficientes para los elementos de Fuerza Tamaulipas, quienes comenzaron a amenazar a los compañeros de Hora Cero.
Incluso en un exceso, uno de los policías se despojó de su arma larga e intentó que Paco la tomara… sabrá Dios para qué.
Afortunadamente cuando las cosas estaban comenzando a subir de tono, el resto de los compañeros Puntos Rojos se dieron cuenta del escándalo y se acercaron para apoyar a Paco y a Pedro.
Obviamente al verse exhibidos los agentes se retiraron del lugar no sin antes lanzar otros tantos insultos en contra de los compañeros de Hora Cero.
Se entiende que este tipo de escaramuzas son cosa normal en la labor de los reporteros, principalmente los que se encuentran en una fuente tan sensible como lo es la policiaca, sin embargo, también debemos de exigir garantías para que la prensa pueda realizar su labor.
Lo más triste es que son los mismos elementos de Fuerza Tamaulipas, quienes se supone deben de cuidar la integridad física de la población, los encargados de violentar los derechos de los ciudadanos y los reporteros.
Ojalá las autoridades hagan algo para detener esta tendencia tan agresiva de Fuerza Tamaulipas en contra de la prensa.
Pasando a otros temas a quien de plano se le hizo bolas el engrudo, confundió la gimnasia con la magnesia y de plano le falló el Google fue a la compañera Verónica Guzmán de El Mañana de Matamoros.
Resulta que hace unos día pasó una nota donde reportó la detención en Estados Unidos de una sobrina del diputado federal por Tamaulipas y ex candidato a gobernador por el Movimiento Ciudadano, Gustavo Cárdenas Gutiérrez.
El problema es que Verónica anda muy atrasada de noticias pues reportó que el político es Senador de la República, un cargo que dejó hace ya varios años.
Se entiende que cualquiera puede tener un desliz de esa magnitud, pero es preocupante que nadie en El Mañana de dio cuenta del error que salió publicado tal y como se los contamos.
Bueno, queda claro que al mejor cazador se le puede ir un elefante, como sucedió en este triste caso.
Y no nos vamos sin dejarlos con la gustada pregunta de la quincena: ¿Quién es el jefe de Prensa de un municipio tamaulipeco que de plano mostró el cobre pues no lleva ni un mes en el puesto y ya anda mareadísimo con su prepotencia cuando hace apenas unos meses, cuando era un reportero más del montón, le pegaba al humilde y servicial?